La izquierda independiente tiene que dar público respaldo al FIT (Hernán Camarero)

| 19 mayo, 2011 | Comentarios (1)

Reproducimos la opinión que hemos recibido de Hernán Camarero, a quien agradecemos su contribución al Blog de Debate del IPS.

Contra la proscripción

La izquierda independiente tiene que dar público respaldo al FIT

Por Hernán Camarero

 

La conformación del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) representa una noticia muy auspiciosa en el actual escenario político y la saludo como un paso justo y necesario. Es la mejor respuesta que pudo darse frente a la escandalosa maniobra de la reforma política proscriptiva y antidemocrática montada por el kirchnerismo, con el apoyo del partido radical. Con esa medida se pretende anular a la izquierda de la representación electoral y restaurar el desvencijado sistema bipartidista, intentando recuperar así el viejo orden destartalado en 2001, el mismo que había posibilitado los más duros golpes a la clase trabajadora y el pueblo. La unidad de la izquierda permite denunciar y enfrentar esta intentona reaccionaria del gobierno y la oposición burguesa.

El FIT establece un bloque compacto y potencializado para que se canalicen más adecuadamente las demandas y las luchas de la clase obrera y las masas populares. Ellas están bien representadas en esta alianza de la izquierda revolucionaria, tanto por su programa como por la trayectoria de sus impulsores. Es de una importancia crucial la conformación del frente para aglutinar en una sola voz, frente a los trabajadores, la juventud y al conjunto de los explotados, los planteos de la izquierda anticapitalista, revolucionaria y socialista.

Por eso, creo que no es casual que la creación del FIT esté generando tanto entusiasmo (mayor que el que posee cada uno de los partidos que lo integran por separado) en el mundo de los trabajadores que más luchan contra la patronal, el gobierno y la burocracia sindical; en el de los estudiantes que se movilizan consecuentemente por sus reclamos educativos y sacan experiencias políticas de ello; o en el de los jóvenes y las mujeres que luchan genuinamente contra las lacras de esta sociedad basada en la exclusión, la represión y la opresión.

Y también en el medio intelectual, de los docentes, investigadores y hombres y mujeres de la cultura y el arte. En este terreno la disputa es particularmente aguda, porque el kirchnerismo, beneficiado por la alternativa horrorosa que presenta la oposición derechista y centrista en sus variadas formas, ha montado una usina de “progresistas” propagadores de las más lamentables falacias acerca del supuesto carácter transformador del “modelo nacional y popular”. Como si no estuviésemos en presencia del gobierno: pagador serial de la deuda externa; garante de un proceso de acumulación capitalista basada en la súper explotación de la clase obrera, la tercerización y el trabajo en negro; reproductor de las ganancias sojeras; compulsivo entregador de subsidios y prebendas al gran capital industrial, minero y petrolero; aliado y protector de la burocracia sindical corrupta, traidora y asesina; compinche de las peores camarillas de poder territorial en provincias y municipios.

Por otro lado, ni por su inconsistencia programática (de horizontes enteramente capitalistas), ni por su trayectoria confusa, ni por sus aliados mal habidos (Binner, Juez, Stolbizer!), ni por su inexistencia en el plano de las luchas concretas de los oprimidos, puede esperarse algo de las desvencijadas variantes centroizquierdistas, como la de Pino Solanas y otras variantes.

Para evitar el riesgo de vegetar en la intrascendencia o capitular a cualquiera de las variantes electorales regresivas en el actual contexto, el destino de las distintas expresiones intelectuales o estudiantiles de la izquierda independiente no puede ser otra que dar público respaldo al FIT, llamar a votar por sus candidatos en las tramposas elecciones primarias de agosto y en las generales de octubre. El proceso electoral no puede ser ignorando por ninguna tendencia, espacio o individualidad que se dice de izquierda o socialista. El posicionamiento, en este sentido, resulta inevitable e imprescindible.

Tags: , ,

Category: Artículos, Frente de Izquierda, La escena contemporánea, Política

Comments (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Es cierto que el gobierno inventó una argucia antidemocrática, la pregunta que le hago es ¿cuál es la urgencia electoral? ¿qué problema habría si la izquierda revolucionaria no presentara candidatos en las próximas elecciones y realizara una campaña de denuncia contra el régimen democrático burgués cada día más reaccionario? Resulta sospechoso de adaptación al régimen esta actitud de crear alianzas sin principios (cualquier acuerdo con el PO no puede ser de otra manera) para participar en las elecciones burguesas. saludos

Dejar un comentario




Si quieres agregar una imagen a tu comentario, consigue un Avatar.