Ante la persecución patronal y judicial ¡decimos Basta! Entrevista a José Villarruel

| 4 septiembre, 2011 | Comentarios (0)

Publicamos las declaraciones del historiador José Villarruel en apoyo a la campaña contra el desafuero del delegado de FATE Víctor Ottoboni, como parte de la campaña votada por la III Asamblea de intelectuales y docentes en apoyo al FIT.

Soy José Villarruel, de la Facultad de Ciencias Sociales y de Filosofía y Letras. Por un lado, me preocupa la situación general de los trabajadores… y, en particular, esta cuestión más inmediata: la de Víctor [Ottoboni] que se desempeña en FATE, sobre el que existe un fallo adverso que implica la necesidad de acudir a la Suprema Corte y apelar la decisión de un Tribunal de San Isidro.

Esta situación –por lo grave– merece una reflexión atenta que nos ubique de cara al proceso de proscripción de los representantes de la clase obrera y de los trabajadores en la Argentina de este siglo XXI. Este desafuero a un delegado reproduce conflictos muy frecuentes del siglo XX: la persecución ideológica, la persecución cultural, los intentos de acallar y silenciar voces muy diversas de obreros y trabajadores que se desempeñan en ámbitos diversos, en distintas instancias, desde la producción a la defensa de sus derechos. Es un hecho suficientemente grave como para que nosotros no alertemos, tanto dentro de este espacio que nos reúne como hacia la sociedad en general, que no alertemos y señalemos con el índice acusatorio estas arbitrariedades, estas violaciones de los derechos de los delegados obreros que se han logrado tras mucho tiempo, no sólo en la historia de la Argentina, sino también en la historia mundial.

Desde la conquista del Día del Trabajador, en homenaje a los mártires de Chicago de 1886 que lucharon por la jornada de 8 horas, ha transcurrido ya más de un siglo. Estos esfuerzos son enormes capítulos de la historia de las sociedades. En este caso, nos preocupa en tanto docentes, trabajadores, nos preocupa esta situación porque se une a muchas otras, muy similares, pero de distinta factura que, sin embargo, se encuentran unidas aunque se trate de otras segregaciones, de otras persecuciones que lisa y llanamente sufre la población que carece de vivienda, carece de un sistema de salud que les sea  útil y al alcance de la mano…

En general, es posible englobar en un sentido único, tanto la exclusión de los representantes obreros cómo la población pauperizada que tampoco cuenta con esa condición: representantes que reflejen sus necesidades. En síntesis, en uno u otro caso se trata de un mundo de exclusión y proscripción.

Tags: , , , ,

Category: Artículos, Frente de Izquierda, Movimiento obrero, Política

Dejar un comentario




Si quieres agregar una imagen a tu comentario, consigue un Avatar.