Así menos que menos

| 29 noviembre, 2012 | Comentarios (1)

El “Pollo” Sobrero en el encuentro del FAP.

Con la firma de su Comité Ejecutivo, Izquierda Socialista publicó el martes pasado una declaración polémica con el PTS reivindicando la intervención del “Pollo” Sobrero en la conferencia de prensa de la CGT del pasado 20 de noviembre, postulando como norma el método de “golpear juntos y marchar amontonados”. Días antes, Sobrero participaba del encuentro del Frente Amplio Progresista en Costa Salguero donde se proclamaba a Hermes Binner como su presidente, y sus fotos eran ampliamente difundidas en las redes sociales (ver foto). Esto confirma que IS no tiene límites en su particular concepción del “frente único” ¿También es válido participar de un acto del frente que gobierna con las patronales sojeras y el radicalismo la Provincia de Santa Fe? Nuevamente (y con más énfasis aún) vale decir: ¡Así no!

Pero volvamos a la CGT. IS afirma “nos diferenciamos y exigimos a la burocracia (haciendo e impulsando asambleas, levantando consignas que ayuden a la movilización del conjunto de la clase obrera y reclamando plan de lucha)” y por otro lado sostiene que la conferencia de prensa de la CGT era un lugar propicio para plantear una alternativa. A nosotros no se nos hubiera ocurrido semejante disparate, pero siguiendo la lógica de IS, entonces, si hubo asambleas en el Sarmiento ¿por qué el “Pollo” Sobrero no lo señaló como método en la conferencia de Prensa? ¿por qué no planteó la necesidad de un plan de lucha? La respuesta de IS es que fue suficiente “crítica y exigencia” con la frase: “nos van a volver a encontrar en la calle y no por 24 horas”. Pero hasta Cirielli sostuvo en la misma conferencia que “este conflicto va a continuar y va a incrementarse la lucha si no tenemos soluciones”. ¿Cirielli levantó entonces una política revolucionaria? No lo creemos. Ninguno de los presentes se mosquearon por semejante generalidad, incluso el día anterior Barrionuevo llegó a hablar de continuar con un paro de 36hs.

La realidad es que un plan de lucha serio implica medidas preparadas, debatidas y votadas en asambleas. Justamente, esto que Sobrero no mencionó y que no se reduce a la consigna de “paro de 36hs” sino que hace al “cómo” de estas medidas para que expresen realmente una lucha seria, es lo que no quieren bajo ningún punto de vista ni Moyano ni Micheli.

IS dice que su política también contempla diferenciarse de la burocracia, ¡qué bueno que lo sostengan! Pero entonces ¿por qué rompieron con la columna diferenciada en la marcha de Moyano del 27 de junio pasado de la que participaron los sectores combativos y antiburocráticos del movimiento obrero como los trabajadores de la alimentación, gráficos, etc., como finalmente impulsamos el PTS junto con el PO? ¿Por qué fueron indiferenciados al acto del 10 de octubre de Moyano y Buzzi? ¿Considera IS que es lo mismo una marcha folclórica convocada con un programa de conciliación de clases y con un dirigente sojero entre los principales oradores que un paro nacional? Si el frente único es “golpear juntos y marchar separados” ¿en qué consiste para IS este “marchar separados”? ¿Cuándo se aplicaría? ¡Un ejemplo, por favor! Si leemos atentamente la nota de IS, hay una respuesta: en las elecciones (y sólo en ellas). Lo cierto es que ni Moyano ni Micheli quieren un plan de lucha serio porque se juegan a ir detrás de proyectos políticos burgueses, uno detrás de Scioli, el otro detrás de la variante sojera del FAP que gobierna Santa Fe. ¿Pero qué puede decir IS sobre esto si el propio “Pollo” Sobrero participa del encuentro nacional del FAP con Bonfati, Binner, Luis Juez, y otros “ilustres” figurones burgueses?

Si la semana pasada decíamos “así no”, ahora hay que agregar ¡Así menos todavía! En primer lugar de lo que se trata, y sobre estas bases está fundado el Frente de Izquierda, es de plantear una alternativa independiente de los trabajadores. ¿Cuál es la explicación que tiene IS sobre la visita al encuentro del FAP?

En relación a lo que afirman sobre nuestra actuación en Kraft, los compañeros de IS parece que no leyeron el último LVO donde explicamos la situación. Les reiteramos entonces a los compañeros que Kraft venía de un conflicto duro y extendido donde hubo que luchar mucho para recuperar los descuentos que había hecho la patronal. El conflicto, como todos los que existieron luego del 2009, IS no lo reflejó en su prensa pero eso no quiere decir que no haya existido. En el marco de que la empresa amenazó con descuentos nuevamente de $700 y que el Sindicato se negó a convocar al paro, la Comisión Interna hizo asambleas democráticas donde la gran mayoría de la fábrica se abstuvo (en el Turno Noche se votó por parar pero con un 70% de abstenciones, el Turno Mañana votó en contra de parar también con mayoría absoluta de abstenciones y el Turno Tarde expresó una situación similar). Los trabajadores no querían parar pero no quisieron votar contra la moción de la interna y se abstuvieron. Esta fue la votación democrática y es lo que decidió la base. La política de la Interna fue pelear abiertamente por el paro activo y respetar la votación democrática. En ese marco, se logró que una importante cantidad de trabajadores concurriera al corte de la Pana para ser parte de la jornada de lucha del 20.

¿Cuál es el desafío de los sectores combativos del movimiento obrero? Se trata de reagrupar a los sectores combativos y antiburocráticos para pelear por un plan de lucha serio contra las intenciones de la burocracia. En este sentido, si el “Pollo” Sobrero ha pasado a ser reconocido en todo el país como un referente importante del sindicalismo combativo, ¿por qué justo dejó de plantear la necesidad de “una coordinadora amplia con dirigentes de cuerpos de delegados, internas, listas y agrupaciones de oposición, como alternativa a la burocracia” en el marco de parazo del 20N?

Para “seguirla” en serio no se trata de poner la cara en el palco con la burocracia de Moyano, Micheli, Barrionuevo, Venegas. Lo que necesitamos es poner en pie una gran Asamblea Nacional de Trabajadores que reagrupe a todos los sectores combativos y antiburocráticos del movimiento obrero para pelear en los sindicatos y en todas las centrales sindicales por un plan de lucha serio con un programa independiente para desarrollar una lucha consecuente por las reivindicaciones obreras y populares.

Category: Artículos, Frente de Izquierda, Movimiento obrero, Política

Comments (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. AP dice:

    De verdad no salgo de mi asombro. Sobrero es un referente destacado en la lucha por poner en pié organizaciones sindicales clasistas y un socialista revolucionario, además no es un ‘independiente’ sino, militante de partido. No comparto sus guiños conciliadores hacia el moyanismo, aunque entiendo que esto pueda formar parte de una táctica, en mi opinión, desafortunada. Voy más allá en mi ‘extremismo’ y afirmo que si bien es correcto apoyar paros y movilizaciones encabezados por reclamos sentidos del movimiento obrero, la izquierda no debe participar de actos auspiciados por connotados burócratas y si estos son precedidos por demostraciones en las calles, la unidad de acción se termina cuando empieza la monserga de conciliación de clases. Menos aún cuando la izquierda no cuenta siquiera con un orador que pueda (y deba) oponer una perspectiva de clase a los planteos de la burguesía-burocracia que sostiene los hilos, de forma agazapada o manifiesta. Con todo el respeto que me inspira un luchador de la talla de Sobrero, confieso que no me cayó muy bien su intervención en la conferencia post 20N donde, más allá de algún gesto que pueda considerarse de ocasión, su desmarcación fue pobre. Nuevamente entiendo que esto es una responsabilidad, no solo del dirigente sindical, sometido a grandes presiones, sino, de su dirección política. Hasta aquí, podríamos decir, cuestiones de táctica. Lo que no puedo entender en este encuadre es su participación en el acto del Frente Amplio Progresista. No se a que respondió, ni alcanzo imaginar el propósito. Un dirigente obrero socialista reconocido, debe entender que su participación, así sea como simple asistente en un acto burgués, significa un cuestionamiento a su trayectoria. No se puede decir, vi luz y subí, no se, que fuerte está Victoria Donda, le hice pata a unos amigos. La otra opción es una línea de partido con algún tipo de consideración electoral. Lo peor en este entuerto, es que quede en la intrascendencia. Imagino que por fuera de su partido y muchos compañeros ferroviarios, no soy el único que siente respeto por Sobrero. Entiendo que el compañero y en especial la dirección de Izquierda Socialista, deberían dar una explicación del rol que cumplió su participación en ese acto para que los trabajadores podamos sacar una conclusión cabal al respecto.

Dejar un comentario




Si quieres agregar una imagen a tu comentario, consigue un Avatar.