El naufragio del relato K. Apuntes sobre Chevron y la designación de Milani

| 18 julio, 2013 | Comentarios (0)


La última semana fue testigo de dos pasos más en el giro a la derecha que viene describiendo el kirchnerismo en el gobierno, pasos que expresan profundamente los límites del autodenominando  “modelo nacional y popular”. Por todos lados tiende a emerger la crisis de un discurso que se construyó en base a la comparación con “los 90” como década “perdida” a manos del neoliberalismo. Si en todo caso, muchas de las crisis que emergen en este fin de ciclo, hacen retornar ese fantasma, es el resultado de la continuidad con aquella década, tanto en el terreno de los problemas estructurales como en la persistencia de una casta política que, si bien recicló su discurso, no “se fue”. Eso y no otra cosa es lo que expresa el acuerdo con Chevron firmado ayer por el gobierno nacional que vienen a implicar un salto en la entrega del patrimonio nacional. A su vez, la designación de Milani como jefe del Ejército, abre una nueva brecha en las murallas del gobierno de los “derechos humanos” que se suma a la crisis del Espionaje de Proyecto X.

Chevron y la “soberanía energética”

El acuerdo firmado ayer, por el cual la multinacional estadounidense se compromete a una inversión de 1240 millones de dólares en el yacimiento de Vaca Muerta, es una verdadera entrega del patrimonio nacional. Se vuelve a evidenciar que no hay (ni hubo) pelea alguna por la “soberanía energética” sino golpes de timón pragmáticos para descomprimir tal o cual crisis estructural, “heredadas” pero no resueltas al cabo de la “década ganada”. Repasemos algunos de los puntos centrales de este acuerdo que “garantiza la soberanía energética”. Según se informa aquí: -“A partir del quinto año, las firmas gozarán “del derecho a comercializar libremente en el mercado externo el 20% de la producción de hidrocarburos líquidos y gaseosos producidos en dichos Proyectos, con una alícuota del 0% de derechos de exportación. Es, decir, prácticamente se le entrega el 20% del conjunto de la producción nacional a una multinacional imperialista sin ningún tipo de contraparte.  -Además, el decreto establece que las empresas que adhieran a este régimen tendrán la libre disponibilidad del 100 por ciento de las divisas provenientes de la exportación de tales hidrocarburos, en cuyo caso no estarán obligados a ingresar las divisas correspondientes a la exportación del 20 por ciento de hidrocarburos”. Este mecanismo es la contraparte directa del brutal cepo cambiario que imponen a millones de personas. Mientras ningún “ciudadano de a pie” puede comprar dólares con alguna libertad, este nuevo régimen les permite a las empresas gozar el beneficio de hacer lo que quieran con los mismos: reinvertirlos o enviarlos a sus casas matrices. Es decir se garantiza la continuidad de la “fuga de capitales” tantas veces negada. -Además, y ya rayando lo bizarro, el estado está obligado, por medio del nuevo decreto, a “resarcir a las firmas” si, para sostener el auto-abastecimiento local, éstas no logran  exportar ese 20% sobre el que tienen el conjunto de los beneficios antes señalados. Así, el auto-abastecimiento se sigue “garantizando” a costa de fenomenales gastos del tesoro nacional. Si hasta ahora fue el resultado de las importaciones de combustible, a partir del 5º año de vigencia de este acuerdo, será el resultado de pagarles a las multinacionales que producen (y ganan) en terreno nacional Pero lo que implica un salto en este intento de atraer al capital imperialista lo constituye el hecho de que no se trata de un acuerdo puntual sino de una modificación del régimen de inversiones en hidrocarburos. Es decir, el Decreto 929 garantiza una base para las futuras inversiones extranjeras a multinacionales imperialistas que puedan llevar adelante una inversión superior a los U$1000 millones, garantizando todos estos beneficios y la posibilidad de concesiones en áreas específicas por 35 años. Ante tanta capacidad de entregar del patrimonio nacional y haciendo caso omiso de la vergüenza, Raúl Dellatorre, en Página12, escribe que “Lo que importa es el contrapeso y la capacidad del Estado y la petrolera bajo gestión estatal para imponer el interés nacional y social. Sólo así se logra preservar la soberanía nacional energética”. Es evidente que el estado, con este acuerdo, está demostrando su absoluta debilidad siquiera para imponer una reglamentación mínimamente exigente. Cuando se anunció la nacionalización de YPF (que no era más que la nacionalización del 17% del total de la producción) escribíamos que “lo que puede ser un éxito de coyuntura, reforzando el gobierno y dándole aire, presenta contradicciones a futuro no menores (…) el gobierno sufre un problema fiscal estructural. De esa contradicción nacieron a la vida la Resolución 125, la nacionalización de los fondos de las AFJP’s y las modificaciones de la Carta Orgánica del Central (…) Esa base estructural limita las posibilidades de inversión en exploración y extracción”. Precisamente ese es ahora el argumento de los analistas, tanto del gobierno como de la oposición para justificar la alianza con Chevron. Víctor Bronstein, Ingeniero del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad, escribe que este acuerdo con Chevron es necesario por dos motivos: “El primero es que aportan los dólares en un proyecto que requiere de un enorme esfuerzo inversor. El segundo es que traen conocimiento y tecnología para poner en marcha los pozos”. Es innegable que las inversiones que no se hicieron en tecnología ni durante los 90’ ni durante la “década ganada” no se pueden realizar en un año y con importantes franjas de la producción en manos de empresas privadas. Pero “los dólares” que aporta Chevron podrían ser obtenidos tanto de las mismas empresas que se hallan en la rama del petróleo y el gas, como de retenciones más altas a las mineras o a los sectores de los grandes capitalistas del agro que, como dijimos acá, salieron de la esfera de la lucha por la “distribución de la renta”, hace rato. Como se explica en el Dossier de este primer número de la revista Ideas de Izquierda, los terratenientes  y grandes empresarios capitalistas se llevaron en estos diez años una renta agraria cercana a 7500 millones de dólares. Si esa renta hubiese sido efectivamente apropiada por el estado, se trataría de una cifra 6 veces superior a la inversión que ahora compromete Chevron. Es decir, “los dólares” están y estuvieron todos estos años, pero en manos de las grandes corporaciones a las que el gobierno no quiso tocar.

Milani y nuevo golpe al relato de los “derechos humanos”

El gobierno viene claramente haciendo agua en uno de los que fue sus terrenos privilegiados. Parte importante de su legitimidad política en estos años derivó de haber tomado un tema central en la historia nacional como es la cuestión del Genocidio, reapropiándose de un discurso reivindicativo de la generación de los 70’ como una generación militante que luchaba por sus ideales. Esa reapropiación (completamente parcial) sirvió para galvanizar a parte de su base social y en particular a sus corrientes militantes. Pero las denuncias del Proyecto X y el surgimiento del espionaje de la Gendarmería, así como el ninguneo brutal del gobierno nacional a la comunidad QOM, junto a la represión y asesinato de integrantes de esa comunidad por parte de gobiernos como del Formosa y Chaco, fueron golpes a ese discurso en los últimos meses. La asunción de Milani parece estar siendo un salto en este tipo de crisis, poniendo en una situación de defensividad al gobierno. Las acusaciones que lo vinculan con el Operativo Independencia y el Batallón 601 muestran que tuvo un rol dentro de la represión estatal en la dictadura. La acusación que la está haciendo Ramón Olivera, ex preso político en La Rioja, sobre su participación en su secuestro y el de su padre, junto a la existencia de simulacros de fusilamiento, ponen en claro su rol en el accionar represivo. Ante esta catarata de ataques, Milani ha decidido presentarse a la justicia de La Rioja “espontáneamente”, negando las acusaciones de que es objeto. Más allá de cómo se desarrolle esta crisis política, de fondo lo que se evidencia son los límites del discurso de reconciliación nacional que el gobierno venia ensayando en las últimas semanas, a tono con su giro a la derecha que tenia expresión, por ejemplo, en el acuerdo con el Papa y la Iglesia.   Ese discurso de reconciliación no puede ser impuesto esencialmente como resultado de las disputas políticas que existen por arriba. Que Clarín y La Nación hagan una campaña furibunda contra Milani por su rol en la dictadura no resiste el menos análisis. Su rol claro en la dictadura del 76’ (y en el caso de La Nación en todas las anteriores) está ampliamente reconocido. Pero en este caso también hay una responsabilidad política del gobierno nacional. Tan limitada fue su política de encarcelar a los responsables del Golpe, dejando casi sin tocar a los responsables civiles, que los grandes medios y los empresarios a su cargo, siguen completamente impunes. No es otro sino el caso de Magnetto. El intento de cerrar las brechas entre el movimiento de masas y las fuerzas represivas fue una política de estado de la clase capitalista desde el retorno a la democracia, pasando por la Obediencia Debida y el Punto Final, los Indultos y demás decretos menemistas. Si el kirchnerismo se vio obligado a “jugar con fuego” en este terreno, hizo todo lo posible por reducir la “caza de genocidas” a los viejos gerontes inofensivos que estaban en retirada y no cumplían un rol activo. La aparición de las acusaciones contra Milani está mostrando la continuidad real de ese aparato represivo y poniendo al descubierto lo limitado de esas reformas kirchneristas. Estas brechas por arriba, donde las fracciones políticas burguesas se atacan con munición gruesa, permiten, en este caso, que la política de reconciliación con las fuerzas represivas encuentre nuevos límites.

Crisis por arriba y emergencia de la izquierda revolucionaria

Las crisis por arriba y las peleas entre las fracciones políticas de la clase capitalista son hándicaps para la clase trabajadora, la juventud y la izquierda clasista y revolucionaria. En un mundo que empieza a tener como protagonista a la “política en las calles”, con las enormes movilizaciones en Brasil, Bolivia o Chile para nombrar sólo nuestro continente, las peleas centrales de la izquierda tienen que estar puestas en el camino de prepararse para la emergencia de crisis generalizadas que permitan avanzar en el camino de la fusión entre ella y la clase obrera, es decir en la construcción de un partido revolucionario de vanguardia. En función de esa apasionante y más que necesaria tarea, las condiciones subjetivas de la clase trabajadora y la juventud presentan múltiples contradicciones. Pero la existencia de una potencial “nueva generación obrera”, no atada de manera directa al peronismo, abre enormes posibilidades para la izquierda (al respecto se puede consultar la muy buena nota de Paula Varela en la Revista Ideas de Izquierda de este mes) a condición de que decida dejar de “mirar de afuera” luchas centrales de la clase trabajadora como, por ejemplo, la que están dando los trabajadores despedidos de VW por su reincorporación en estos momentos o la gran pelea de las trabajadora de Kromberg.
En esa tarea apostamos activamente.

Publicado en Apuntes de Frontera

Category: Artículos, Frente de Izquierda, Ideas y debates

Dejar un comentario




Si quieres agregar una imagen a tu comentario, consigue un Avatar.