Las PASO, el “fin de ciclo” y la gran elección de la izquierda. Primeros apuntes

| 13 agosto, 2013 | Comentarios (2)

Las elecciones de ayer domingo 11 de agosto dejaron novedades y un conjunto de problemas abiertos para los próximos meses. Señalemos al pasar algunas de las principales cuestiones que creemos se desprenden de esta elección. Algunas definiciones, que compartimos en lo esencial, ya las ha hecho el amigo Dal Maso en su blog.

Una confirmación del “fin de ciclo”

En primer lugar, quedó  en evidencia el declive del kirchnerismo, a pesar de contar con una serie de condiciones favorables que planteaban un escenario distinto al 2009. Así lo señalaba ayer Verbitsky cuando escribía que Entonces no existía la AUH, el desempleo era un punto porcentual más alto que ahora y el PIB cayó un 3 por ciento”. Esas condiciones favorables de la economía con las que el kirchnerismo intentó torcer la vara, junto a la moderación política y discursiva que bien señaló Fernando Rosso en este post, no alcanzaron para frenar el declive del gobierno. Si incluso los peores augurios, le daban cerca de un 35% del total de votos nacionales, la realidad estuvo casi 10 puntos abajo, apenas en el 26.31%. A pesar de las negativas de los periodistas e intelectuales kirchneristas a hablar de “fin de ciclo” esta baja votación confirma ese declive.

En segundo lugar, la votación de la provincia de Buenos Aires no definió que Massa es ya el candidato “presidenciable” hacia el 2015. Aunque sí parece haber sepultado, de manera definitiva, la posibilidad de un proyecto reeleccionista de CFK. Massa sacó una diferencia mayor a la venían indicando diversas encuestas pero no lo suficientemente alta como para convertirse sin lugar a dudas en el candidato de la sucesión dentro del peronismo. Las posibilidades de que esta victoria lo haga avanzar aún más en octubre no están descartadas. Por el contrario, resulta difícil la perspectiva de que Insaurralde pueda crecer hacia esa elección. Quedó en evidencia un techo para el kirchnerismo que difícilmente pueda perforar el intendente de Lomas si se mantiene bajo el ala de CFK.

Si Massa gana en octubre e incluso con una diferencia mayor, puede convertirse en la base de la construcción de un peronismo opositor aún más fuerte que el que intentó emerger con la alianza De la Sota-Moyano-De Narváez. Al respecto, una alianza con De la Sota, que resultó ganador en su provincia, podría ser parte del escenario político después de octubre. Si bien aquí entraría en franca contradicción con las aspiraciones presidenciales del Gallego (que, aunque ganó claramente, no logró hacer una elección realmente contundente).

¿La derrota de ayer pone a CFK en brazos de Scioli como se afirma acá? ¿O CFK sigue siendo la “gran electora” como señala Verbitsky hoy? Aún está por verse, pero pareciera más bien la primera opción. De conjunto, el kirchnerismo parece enfrentarse a dos opciones: o recostarse aún más sobre Scioli y empezar una negociación que le permita una “transición ordenada” aún a costa de fortalecer al ex moto-nauta, ex menemista-duhaldista. O, como opción alternativa, intentar “construir” su propio movimiento durante los dos años que quedan de gobierno para luego, seguir su ciclo “desde el llano” es decir, como partido de oposición, con una base juvenil y una fracción de cuadros peronistas que quieran estar junto a la “compañera presidenta” peleando “desde abajo”. Todo pareciera apuntar a la primera opción.

En tercer lugar, la oposición burguesa sigue claramente desmembrada. A pesar de la buena elección de Binner en Santa Fe o de Cobos en Mendoza (con más del 40% de los votos en ambos casos) eso no construye aún una oposición con peso nacional. La sumatoria de los votos de la UCR, el FCS y el UNEN (posible alianza electoral de cara al 2015) alcanza al 17% de los votos nacionalmente. Difícilmente sea posible unificar este espacio no peronista con el macrismo (que sacó el 3.33% nacionalmente) como para pensar una fuerza con mayor capacidad de disputa contra el PJ. Ese 17% es una buena base para pelear electoralmente si el peronismo llega dividido a las elecciones pero resultaría insuficiente si Scioli o Massa logran ordenar la tropa y llegar a algún tipo de acuerdo, algo que, por el momento, no pareciera resultar probable. En todo caso, resulta claro que, una vez más, el futuro del país se define en la estratégica provincia de Buenos Aires y dentro de las filas del peronismo.

La emergencia de la izquierda como fuerza política nacional

Lo verdaderamente novedoso de la elección ha sido el surgimiento de la izquierda obrera y socialista como actor dentro de la situación política. Si ya las elecciones del 2011 habían mostrado que el FIT podía ser parte de la realidad política nacional, estas elecciones, donde los votos llegan casi a 900mil son ejemplo de un crecimiento cualitativo. Lo que emerge es una izquierda que hizo de la denuncia de la casta política que gobierna para los capitalistas, una verdadera bandera de lucha que llegó a millones. Emerge una izquierda con un claro discurso obrero y socialista, que en la campaña denunció claramente los padecimientos del pueblo trabajador: la precarización laboral, el impuesto al salario, el transporte, la salud y la educación, entre otros. Una izquierda que utilizó los espacios cedidos en televisión para identificar y denunciar claramente a la burocracia sindical, principal enemigo de la organización de la clase trabajadora y que reivindicó como ejemplo a seguir las enormes movilizaciones en Brasil.

Contra los discursos vacíos del conjunto de las fuerzas políticas patronales (y a las que se terminó adaptando cierta izquierda partidaria así como la izquierda independiente) las consignas del FIT fueron claras y eso impactó en la conciencia de millones, logrando resultados realmente importantes en lugares como Jujuy y Mendoza así como un crecimiento en lugares donde ya el FIT contaba con cierto peso como Capital Federal, Córdoba, Neuquén y la provincia de Buenos Aires. En algunas provincias, la crisis de la centroizquierda burguesa fue un factor de este crecimiento. ¿Esto quiere decir simplemente que la izquierda ocupó un lugar vacante? Sí y no. La votación a una izquierda con un claro perfil de denuncia anticapitalista (contra las ganancias de los empresarios, contra la precarización laboral y contra la casta política que se vuelve millonaria) empalmó con el sentimiento de cientos de miles de trabajadores, mujeres y jóvenes. Esto se puede empezar a analizar a partir de las elecciones por distrito, aún de una manera general.

La elección en Jujuy, donde la candidatura de nuestro compañero (que trabaja como recolector de basura) Alejandro Vilca logró casi el 9% de los votos y mostró al Frente de Izquierda como tercera fuerza en lugares de alta composición obrera (como Ledesma, San Pedro, Palpalá y San Salvador) es un ejemplo. En la provincia de Buenos Aires, las buenas elecciones en distritos de composición obrera y popular (como por ejemplo La Matanza con 4.13% y la tercera sección de conjunto donde obtuvimos el 4.35%) va en el mismo sentido. En Mendoza, la muy buena elección de mi amigo Nicolás del Caño (que logró el 7.61% y más de 70mil votos) tuvo sus mejores votaciones en distritos obreros y populares como Las Heras, Guaymallén, los barrios bajos de Godoy Cruz, Lavalle y el Este, entre otros.

En Córdoba, donde hubo un voto mayoritariamente conservador (con casi el 65% de los votos repartidos entre el PJ, UCR y el PRO) el crecimiento electoral del FIT registró una suba de  casi 30mil votos en relación al 2011 con una muy buena elección en la capital, con el 9.21% de los votos. Aquí prácticamente empató con el FPV (apenas 4 mil votos menos). Este es un dato central porque en la capital provincial se encuentran las principales concentraciones obreras así como la enorme mayoría de los trabajadores estatales y docentes. También se encuentra la UNC, de la cual Scotto quiso presentarse como la “candidata” en su rol de ex rectora. Mientras que el Frente de Izquierda logró su mejor votación en la Capital, el kirchnerismo obtuvo una mejor votación en el interior provincial, por ejemplo ganando en la conservadora y sojera Villa María.

Una vez más, política electoral y política revolucionaria

Estas cuestiones, que deberemos aún estudiar más en profundidad, son centrales para no caer en la trampa de la mecánica electoral “normal” contra la que Trotsky advertía al PC alemán a inicios de los 30’ cuando este partido se ufanaba del aumento de su caudal electoral sin tomar en cuenta el crecimiento geométrico del fascismo (El giro de la Internacional Comunista y la situación de Alemania, ver acá). Salvando las enormes diferencias de la situación, la lógica que plantea Trotsky mantiene su validez.

Esto quiere decir que no se trata simplemente de pegar un salto en la cantidad de votos como el que acaba de lograr el FIT y que puede permitir pelear por obtener diputados nacionales y provinciales en Octubre. La importante elección que permite a la izquierda ser un actor “competitivo” es la base para la organización amplia de los trabajadores, las mujeres y la juventud. Que la votación del FIT encuentre en esos sectores sociales una de sus bases, que se dé una identificación entre nuestras campañas y las demandas de sectores explotados y oprimidos puede ser el punto de partida para avanzar en ese camino. Los casi 900mil votos son la base sobre la que puede avanzar una izquierda que se proponga organizar activamente a los sectores antiburocráticos del movimiento obrero, a la juventud precarizada, a las mujeres que luchan por el conjunto de sus derechos, a los sectores LGTB que sufren la opresión y la persecución de la policía, la iglesia y el conjunto de las instituciones de esta sociedad patriarcal. Sobre esas bases se pueden dar pasos en la construcción de un verdadero partido revolucionario de vanguardia que esté a la altura de intervenir cuando la crisis económica internacional y los fenómenos de movilizaciones de masas que estamos viendo en Brasil, Bolivia y Chile, impacten claramente en el país.

Publicado en Apuntes de Frontera

Category: Artículos, Frente de Izquierda, Política

Comments (2)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Cristian dice:

    Los felicito y me alegro por la buena elección que hicieron. Se puede interpretar que se polarizó hacia derecha y menos hacia izquierda a costa del centro-izq si se considera como tal al kirchnerismo. No ignoren que son más los votos que ganó la derecha que los que ganaron uds. Como siempre Uds. se entusiasman con las polarizaciones, reeditando el eterno “cuanto peor mejor”, pero cuando es peor es peor la educación, peor la salud,y peor el trabajo. y la conciencia de clase no puede madurar en ese contexto. Uds. creen que ese contexto alienta la lucha y en la lucha se construye consciencia. La historia no parece reafirmar esa tesis. Admito que la praxis de lucha es necesaria pero no es suficiente, previamente debe existir un sistema nervioso bien desarrollado, con nutrientes y estímulos adecuados, con capacidad para adquirir conceptos abstractos que son necesarios para entender la naturaleza del capitalismo. Eso no se consigue en el contexto de miseria que paradójicamente muchos de uds ansían como caldo de cultivo de una revolución. Eso se consigue con al menos una generación que viva bajo un modelo nacional y popular. Es por ahí por donde tienen que buscar los votos que ganaron.

    • Eduardo dice:

      Cristian: en primer lugar gracias por comentar y también por las felicitaciones. En cuanto a tu comentario, debo decir que la afirmación de que reeditamos el “cuanto peor mejor” la veo desprovista de fundamentos. Muy por el contrario, la práctica del PTS es la de pelear por la defensa de las conquistas de la clase trabajadora, por terminar con la precarización laboral y las divisiones que existen al interior de la clase trabajadora entre efectivos y contratados, por poner un solo ejemplo. Algo que se ha perpetuado en estos diez años de kirchnerismo.
      Precisamente ese desencanto de sectores amplios con el kirchnerismo y con sus promesas incumplidas es parte de lo que alimentó el caudal de votos al FIT. Muchos se volcaron a votar a la izquierda porque son concientes que bajo el kirchnerismo no mejorará su situación real.

      Saludos

      Eduardo

Dejar un comentario




Si quieres agregar una imagen a tu comentario, consigue un Avatar.